La primavera es la estación más bella del año. Nos da euforia y ganas de disfrutar al aire libre, ya que tenemos más horas de luz. Pero también tiene algunos ‘problemillas’ por aquello de que todo no es un camino de rosas.

Hay personas que sufren efectos psicológicos como depresión, ansiedad, astenia (cansancio), cambios de humor o insomnio. Así que ahora es el momento de cuidarse y llegar al verano pletórico/a tanto por dentro como por fuera.

Por fuera con una rutina diaria adaptada a cada piel, porque sabemos que cada piel es única limpiamos el rostro mañana y noche.

Cada mañana hidratamos con cremas que ayuden a las células a captar y retener el agua en nuestra piel, además de poner un factor solar totalmente necesario para protegernos de futuras manchas.

Cada noche nutrimos con serum y cremas adecuadas a la piel y a la edad, para regenerar y rellenar, evitando así la aparición de arrugas. Recordemos que en las cuatro primeras horas de sueño, nuestras células se renuevan más deprisa, ayudándonos a regenerar más rápido, evitando así fracturas dérmicas y epidérmicas que se producen con la edad. Una piel hermosa, requiere un compromiso, no un milagro.

¿Cómo la vamos a cuidar por dentro? 

Con tratamientos naturales, te recomendamos masajes terapéuticos, aceites esenciales, flores de Back y aromaterapia.

Recuerda que estar bien por dentro se refleja en tu energía. Es como el aroma de una rosa no se ve ni se toca, pero si se percibe.

WhatsApp chat