Siendo tan solo una célula nos acogen en su seno cálido y confortable…

Meses más tarde nos acunan en su regazo seguro, nos alimentan para que crezcamos sanos y fuertes.

Sus manos amorosas nos cuidan cuando estamos enfermos, nos apoyan, nos dan cariño, no enseñan a desenvolvernos en la vida, velan por nosotros, se preocupan por nuestro bienestar, por el de nuestros hijos…

Sí, ellas, las madres, esos seres maravillosos sin las que nuestra existencia no tendría razón de ser. ¡Gracias mamá!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies