Posiblemente es una de las festividades más marcadamente célticas, pues era en esa fecha cuando comenzaba el año céltico con el encendido de los fuegos de Shamhaim, que significa “fin del verano y comienzo del invierno” donde se encendían grandes hogueras. El rito culmina con una explosión de alegría, mostrando la afirmación de la vida frente a la muerte.

El propósito de esta fiesta de Halloween es un momento cósmico en el que se abren las puertas de nuestro mundo y el de los muertos “el reino de lo desconocido”.

En EEUU se conservan estas tradiciones (ya extendidas en varios países) donde se evidencia el temor a lo que no se comprende, se supone que las brujas andan sueltas y con ellas sus poderes. Así es como adultos y niños se disfrazan de brujas, diablos y monstruos pidiendo su botín en forma de dulces y caramelos a cambio de “dejar en paz a los habitantes del lugar”.

Nos queda un personaje en el tintero muy ligado a esta fechas y al que se representa con la calabaza de rostro grotesco y con una vela en su interior. Los no brujos solían atrancar las puertas y ventanas empleando estas calabazas para ahuyentar a los malos espíritus.

El equipo de LAKSHMI os desea feliz noche de brujas.🧙🏼‍♀️