De tu actitud depende tu envejecimiento

 

Si tienes una buena actitud hacia la vida, una buena alimentación donde los antioxidantes estén muy presentes… brócoli, tomate, té verde, alcachofas, canela, chocolate negro, etc, y le añades un buen descanso donde tus seis u ocho horas de sueño sean seguidas, tienes garantizadas la salud y la belleza.

 

Actitud es la disposición de enfrentarnos a una tarea o reto.

Actitud es lo que haces con lo que sabes.

Actitud es la voluntad de mejorar una debilidad.

Actitud es, ante un camino de espinas decirse a uno mismo: No retrocedas que de las espinas nacen las rosas.

 

Luego tenemos la aptitud, que es la formación del conocimiento, lo que sabes.

 

La actitud y la aptitud están vinculadas al éxito, pero…

nunca olvides que para conseguir el 100% de éxito, se necesitan un 90% de actitud y un 10% de aptitud.

“Quien triunfa es aquel que es capaz de asumir que la vida es un riesgo, se levanta de las caídas sin culpar a nadie, asumiendo que todos tenemos capacidades y limitaciones, ¡esto es lo que nos hace únicos!»

 

Así es cómo todas tus células responderán y el envejecimiento llegará más tarde.

 

Recuerda que la actitud es el mejor fármaco y la mejor crema de belleza que existe.