En Lakshmi somos especialistas en el Masaje Kobido, un tratamiento de reyes y emperadores.

En el año 1472 la emperatriz de Japón al solicitar su tratamiento de belleza pidió el masaje kobido, y al comprobar su resultado, se convirtió en un tratamiento exclusivo de la familia imperial.

Este masaje facial japonés es una terapia neurosensorial que,

  • Aporta al rostro juventud, luminosidad.
  • Consigue un lifting de forma natural.
  • Remueve las toxinas del rostro.
  • Repara la piel y retrasa el envejecimiento.
  • Reactiva la producción de colágeno y elastina gracias a la estimulación de puntos energéticos.

 

Este masaje es para hombres y mujeres y en Europa se le conoce como la cirugía facial sin bisturí.

Según la tradición japonesa, la belleza es un equilibrio entre mente, cuerpo y espíritu. Esta se refleja en el rostro.